Diligencie el siguiente formulario para recibir notificación de nuestros más recientes artículos

Ser Millonario
Suscribase a nuestra lista de correos

 






Ayuda a Quiero Ser Millonario


Otros Artículos:

Los hábitos de los Millonarios
Lecciones de Mujeres Millonarias
Cómo tener una mentalidad de millonario

La Actitud de un Millonario

Ellos Saben lo que Quieren

Por Andre Klein

Convertirse en millonario, en su mayor parte, es una cuestión de actitud mental. Si usted está decidido a convertirse en uno, lo hará. Este artículo le servirá para prepararse para el cambio mediante el contraste de las actitudes de los "millonarios", frente a las de las "personas normales".

No quiero decir que todos los millonarios tienen una actitud mental correcta, ni que todas las personas normales no la tienen. Simplemente estoy comparando las costumbres de los millonarios, como modelos de vida, su actividad, lo que piensan y sus diferencias de actitud mental, con las demás personas. No se trata de los autos o las marcas de zapatos que usan. Ni se trata de esnobismo social. Pero, si usted desea ser millonario, debe empezar a pensar y actuar como uno. No necesita demostrar la riqueza material que posee, pero sí se requiere de un cambio de mentalidad.

Yate de Millonario
Los Millonarios SABEN lo que quieren! Mientras que las personas comunes no consiguen lo que quieren porque ni siquiera saben lo que quieren. Describir la situación ideal que le gustaría alcanzar en un plazo de 12 meses, es el primer paso para asegurar el logro de un nivel económico mejor.

Para empezar, enumere todo lo que desea en la vida. Puede poner cosas como la felicidad, la salud, una carrera en una buena universidad, un nuevo trabajo, un esposo o esposa fantástico(a), o puede ser más específico o materialista, como desear un viaje a Cancún, comprar un nuevo reloj, un SmartPhone o una casa propia,.. la lista puede ser interminable. Y entre más cosas logre visualizar, mejor para usted! Y sabe por qué? Porque mientras que algunas metas se logran con facilidad, otras pueden tomar años.

Una vez que haya logrado alguna meta, se tenderá a perder el interés y la necesidad de fijarse metas adicionales que lo mantengan en marcha. Pero en vez de eso, una vez que reconozca que ha logrado una meta, debe continuar avanzando, y no debe que conformarse con nada en menor medida de lo que se propuso lograr. Lo interesante acerca de escribir sus metas, es que siempre puede adicionar nuevas cosas, y eliminar las que vaya logrando, lo que le dará la energía suficiente para seguir adelante.

Recuerde que los objetivos que se proponga deben ser suyos y de nadie más. Ni siquiera los de su esposo(a), de sus hijos o incluso de su jefe. Cuando permita que otros determinen su definición de éxito, estará poniendo límites a su futuro.

Además, para una mayor efectividad en el logro de sus metas, siga estos consejos:


  • Escoja metas que sean significativas y que encajen con sus valores y creencias. Si las metas no tienen sustancia o importancia para usted, todo el esfuerzo se desperdiciará.

  • Siempre formule metas concretas y realizables. No sirve de nada desear algo que cree que es inalcanzable.

  • Sea claro en sus requerimientos. Entre más pueda detallar lo que desea, tendrá mejores resultados. Describa claramente cuáles son sus intenciones. Si desea ser el mejor de su clase, simplemente escríbalo, léalo todos los días y trabaje para lograrlo.

  • Decida qué hacer con respecto a las metas que considera demasiado ambiciosas, pero nunca se refugie en su zona de confort; después de todo, tiene que demostrarse a sí mismo, que tiene el vigor y la capacidad para lograr lo que desea.

  • Siempre mantenga sus metas flexibles. De esta forma, no se sentirá defraudado por sus propias normas y reglamentos rígidos, sino que se fijará en nuevas oportunidades que lo acerquen a esas metas que no ha podido alcanzar.

  • Evite ser crítico cuando está escribiendo sus metas. No cuestione su capacidad de lograr cada meta, hasta que no tenga la oportunidad de enfrentar sus miedos. Esto sólo perjudica su confianza y optimismo para seguir adelante.

  • Esté dispuesto a llegar hasta el final. Nunca vacile en pedir lo que quiera. Pero esté siempre dispuesto a trabajar duro, con disciplina y dedicación hasta que lo logre, pero también, esté preparado para hacer ajustes en el camino.

  • Nunca deje que la falta de orgullo, la baja autoestima, el miedo o la ignorancia se atraviesen en su camino. Todos estos son signos de impotencia que obstaculizan su éxito en el cumplimiento de sus metas.