¿Qué es y Cómo trabaja la Ley de Atracción?

Por Michael C. James

Mucho se ha escrito y hablado sobre la ley de atracción y las diversas interpretaciones que le da la gente, pero en realidad… ¿Qué es la Ley de Atracción?

La Ley de Atracción es una teoría de una fuerza natural que existe en el universo que determina que: "los iguales se atraen". Su comportamiento es algo similar a la de la Ley de la Gravedad, solo que ésta ley incluye a las personas, las situaciones y los pensamientos. Lo que significa en términos de la experiencia humana, es que si una persona se concentra en pensamientos positivos o negativos, estos pensamientos procederán a crear resultados positivos o negativos en su vida. La Ley de Atracción responde al pensamiento y procede a manifestar las condiciones determinadas por ese pensamiento.

El principio sobre el que reposa esta ley, es que todos los pensamientos humanos tienen una frecuencia o vibración y que la naturaleza siempre está respondiendo atrayendo pensamientos, personas o cosas de la misma frecuencia transmitida por el pensamiento inicial. En pocas palabras, si una persona pasa todo su tiempo temiendo a las deudas y pensando en la "falta de dinero" en su vida, el universo responderá a ese pensamiento creando situaciones y enviando personas o cosas "iguales", lo que significará más deudas y más falta de dinero. Por el contrario, una persona que vive agradecida, alegre, cariñosa, y con pensamientos de abundancia, transmitirá frecuencias que atraerán experiencias correspondientes a esa naturaleza.

paisaje

"Somos lo que pensamos. Todo lo que somos surge de nuestros pensamientos. Con nuestros pensamientos hacemos el mundo." – Buda



¿Cómo Funciona la Ley de Atracción?


Si esto es así entonces, ¿cómo tener una "actitud positiva y alegre", para  crear y manifestar una vida exitosa? Si podemos aceptar que todos los pensamientos u ondas cerebrales tienen una cierta frecuencia de vibración, entonces estos pensamientos deben enviar una señal al mundo que nos rodea, al mundo de la materia.

La mayoría de los físicos están de acuerdo en que el universo está compuesto fundamentalmente de masa y energía y que la única diferencia entre las diversas formas de materia es la velocidad a la que sus partículas vibran. Así que lo que tenemos en el universo es básicamente energía y vibración. La materia es pues, una “representación” física de energía + vibración.

Por lo tanto, si un pensamiento es una fuente de energía que vibra a una frecuencia determinada, que es lo que la ley de atracción está sugiriendo, como consecuencia, debe tener algún efecto sobre el universo en el que viven los pensamientos.

¿Cómo Funciona la "atracción" entonces? Es el ser humano el que está vibrando a una frecuencia que está determinada por la naturaleza de los pensamientos dominantes en su mente: Sus pensamientos y su "actitud". A continuación, se establece una conexión, un núcleo vibrante o aura que comenzará a atraer hacia ella, estados similares o experiencias que están en armonía con sus pensamientos. Y finalmente, esa energía se “materializa”.

Si una persona está muy concentrada en lo que desea (o en lo que odia) como para dedicar toda su atención a ello, la fuerza del deseo y la emoción hacia un objetivo específico hará que el universo sea capaz de manifestarlo más rápidamente.

Un estudio de grandes visionarios de nuestro mundo parece apoyar que esto es lo que ocurre como un resultado causal consistente y predecible, es decir, un pensamiento humano centrado o la firme intención de lograr (o evitar) algo, siempre atraerá una manifestación de similar naturaleza.

Pero ¿qué pasa en el caso de acontecimientos trágicos de masas como los accidentes de aeronaves, terremotos o tsunamis? ¿Cómo pueden unos pocos cientos o unos pocos miles de atraer el mismo evento? Este es un punto importante a tratar con esta teoría y, a menudo criticado por los detractores de esta ley. Es difícil ofrecer una explicación precisa. Aunque, estudios profundos revelan que la ley de la atracción trabaja también en estos casos.

"Toda intención inicia un ciclo de energía en movimiento, tanto si eres consciente de ello o no". - Gary Zukav

"Que una persona controle radicalmente sus pensamientos, y se asombrará de la rápida transformación que operará en las condiciones materiales de su vida."
- James Allen.