Decimo Tercera Ley.

La Ley de Parkinson.

Tomado de: Las 21 Leyes ABSOLUTAMENTE Inquebrantables del DINERO.
por PAUL TRACY.


La Ley de Parkinson es una de las leyes más conocidas y mas importantes a cerca del dinero y de la acumulación de riquezas.  Fue desarrollada por el escritor inglés C. Norticote Parkinson hace muchos años, y explica por qué muchas personas se retiran pobres después de trabajar toda una vida.


Esta ley dice que, sin importar cuánto dinero ganen las personas, siempre tienden a gastarse la totalidad del dinero obtenido por su trabajo, y en ocasiones hasta un poco más que esto.


Ley de Parkinson

 

Muchas personas ganan hoy en día varias veces más de lo que ganaban en su primer trabajo. Pero de alguna manera, parece que necesitaran cada centavo para mantener su forma de vida actual.  No importa cuánto ganen, nunca parece ser lo suficiente.


La primera conclusión de esta ley es que “La independencia financiera es el resultado de violar la ley de Parkinson”. Sólo cuando usted desarrolle la voluntad suficiente para resistir la tentación de gastarse todo lo que se gana, empezará a acumular suficiente dinero para salir adelante y sobresalir en la multitud.


La segunda conclusión de la Ley de Parkinson advierte que “Si permite que sus gastos aumenten a una tasa más lenta que su sueldo, y ahorra o invierte la diferencia, logrará alcanzar la libertad financiera”.


Ésta es la clave. Lo llamo “abrir una brecha”.

Si puede abrir una brecha entre sus ingresos que aumentan y los costos que también aumentan, en su forma de vida, y después ahorra e invierte la diferencia, puede continuar mejorando su estilo de vida mientras va ganado más dinero. Al violar de forma consiente la ley de Parkinson, eventualmente se volverá  independiente de sus finanzas.


De aquí en adelante, tome la decisión  de ahorrar e invertir el 50% de cualquier aumento que reciba en su sueldo, o de cualquier otra fuente. Aprenda a vivir con el resto. Ahorre el 50% de cualquier cantidad que reciba de cualquier fuente. Esto le deja el otro cincuenta por ciento para hacer con él lo que desee.